Saints Row IV

Saints Row IV

Cachondeo y súper poderes, combo perfecto

Saints Row IV llega por fin a consolas y PC y sigue siendo tan loco y burlón como los anteriores. Esta cuarta entrega está claramente pensada para el fan de la saga, con mucha arma absurda, destrucción masiva y, como novedad, súper poderes. No tiene tantos cambios como esperábamos pero es, desde luego, una buena continuación llena de diversión. Ver descripción completa

PROS

  • Alocado y burlón
  • Los súper poderes
  • Mucha duración si lo quieres todo

CONTRAS

  • Pocas novedades reales
  • Gráficos justitos
  • Control lioso

Bueno
7

Saints Row IV llega por fin a consolas y PC y sigue siendo tan loco y burlón como los anteriores. Esta cuarta entrega está claramente pensada para el fan de la saga, con mucha arma absurda, destrucción masiva y, como novedad, súper poderes. No tiene tantos cambios como esperábamos pero es, desde luego, una buena continuación llena de diversión.

”A-lo-matrix”

Saints Row IV comienza unos años después del final del anterior juego. La primera misión desencadena la elección (casi forzada pero bien recibida) del líder de los Saints como Presidente de los Estados Unidos. Todo de manera muy loca, claro, como viene siendo esta franquicia. Poco después de la elección los alienígenas Zin atacan la Tierra y con ello cambian las reglas del juego.

Los Zin convierten a los humanos en esclavos, cuyas mentes “viven” en un universo irreal, creado con un programa informático… ¿te suena? Claro que sí: Saints Row IV sablea alegremente el argumento de Matrix. Tampoco es un gran problema, al fin y al cabo si te pones a jugar a este juego ya sabes que todo es una gran broma. No es un juego serio, así que no te lo tomes seriamente.

Que Saints Row IV plagie todas las ideas de Matrix ayuda a crear un juego sandbox descerebrado y sin reglas fijas. Un “todo vale” que mete poderes especiales, armas absurdas que hacen bailar a la gente, misiones ilógicas parecidas a concursos de televisión… En este “nuevo” juego podrás hacer casi de todo y Saints Row IV se esfuerza para añadir nuevas variables cada media hora. Lo consigue y es difícil aburrirse jugándolo.

Ahora bien, tanta variedad de misiones, tantos desafíos diferentes que ocurren al mismo tiempo, tantas armas por desbloquear, dinero que ganar… puede ser abrumador. Hay muchísimo por desbloquear, de verdad, mucho y cada extra se consigue de manera diferente. A veces necesitas dinero, otras completar misiones secundarias, recoger ítems repartidos por la ciudad o cumplir ciertos desafíos. Da la sensación que han querido meter demasiadas cosas en un único juego.

La mayor novedad en Saints Row IV son los poderes especiales al estilo súper héroe. El protagonista –creado con uno de los mejores editores de personajes que puedes encontrar- puede aprender diferentes súper poderes como Telequinesis, Súpersalto, Súpersprint, Súperpisotón… La experiencia que ganes matando y cumpliendo misiones te permitirán desbloquear estos poderes que, mejorados al máximo, hacen de ti un personaje casi invencible.

Cuando mejoras un poco uno o dos de esos poderes te vuelves realmente fuerte, así que el juego, y el mundo de Saints Row IV, ha tenido que adaptarse ligeramente a estos poderes. Por ejemplo, el juego es bastante difícil al principio (para ser un sandbox loco). Los policías y los aliens son en ocasiones demasiado difíciles, incluso aún con súper poderes el reto está ahí.

Si dejamos de lado algún que otro fallo en la estructura de jugabilidad lo cierto es que Saints Row IV es bastante divertido. Es un título que claramente busca al fan de la saga y le da todo lo que espera.

Complicando lo fácil

Saints Row IV tiene infinidad de momentos, desafíos y pruebas diferentes. Esto repercute en un control que no siempre es tan intuitivo como debería serlo. No solo hablo de dos tipos de comportamiento del pad según si vas a pie o en vehículo, sino también a la hora de usar súper poderes, pilotar naves alienígenas, participar en misiones radicalmente diferentes a la aventura normal. El juego procura enseñarte continuamente y, de hecho, no es difícil aprender… solo es que se hace algo pesado.

Resultón y cachondo

Saints Row no ha destacado nunca por su potencia gráfica. Siempre ha sido un juego que técnicamente ha estado un pasito por detrás del resto. Sin embargo sus carencias las suplía con un aspecto visual resultón y con mucho, mucho cachondeo. Todo eso sigue estando en esta cuarta parte que quizá luce un poco mejor que el resto gracias a los súper poderes.

Ya no sólo es la velocidad a la que puedes recorrer la ciudad con el súpersprint, es que los saltos, la habilidad para casi volar, los súper golpes… todo se ha creado para hacerte poderoso, sí, pero también para que alucines con lo que ves en pantalla.

El audio, en inglés con subtítulos, puede hacer que te pierdas algunos diálogos que suceden en mitad de la acción. El resto de sonidos y música están al mismo nivel que otros Saints.

Conclusión

La verdad, esperaba mucha más revolución en este Saints Row IV. Si quitamos los súper poderes, algunas armas y algunas misiones, lo cierto es que estamos ante un juego bastante continuista que vive del cariño que los fans tienen por la saga. ¿Significa que éste es un juego a evitar? No. Saints Row IV tiene suficiente diversión en su interior como para justificar su compra, sobre todo y, especialmente, si te gustan los juegos locos y guasones.

— Opinión usuarios — sobre Saints Row IV

  • "no se puede.descargar pero esta.buenisimo pero. lo quiero jugar"

    no se puede descargar pero esta buenisimo pero lo quiero jugar . Más.

    analizado el 30 de octubre de 2013